Te contamos que existe una explicacion cientifica para la hipnosis

Los científicos han avanzado considerablemente al examinar los fundamentos neuronales de un trance hipnótico. Para estudiar este tipo de terapia alternativa, científicos como Mark P. Jensen o David R. Patterson y colaboradores, utilizan electroencefalografía, o EEG, que mide las corrientes de electricidad en el cerebro.

¡Conoce la hipnosis cientifica!

Nuestras neuronas individuales están generando pulsos eléctricos constantemente a medida que transmiten información desde el cuerpo al cerebro y dentro del propio cerebro. Ocasionalmente, grandes grupos de neuronas coordinan sus impulsos en una especie de patrón de onda rítmico. Imaginemos el cerebro como un auditorio gigante y los pulsos son como los espectadores coreando una canción.

Usando sensores conectados al cráneo, los científicos pueden escuchar amplios ritmos eléctricos (llamados oscilaciones) causados por amplias franjas de neuronas que trabajan en concierto. Estas oscilaciones reflejan el resultado de la suma de los potenciales postsinápticos generados en la región próxima al sensor de registro.

Sin embargo, el cerebro no es un solo auditorio, sino más bien un enjambre de más de 1 millón de auditorios entrelazados simultáneamente. Por lo que el EEG puede recoger muchos elementos de enclaves diferentes y para complicarlo aun más, los sensores están en el exterior de la cabeza, así que sólo las partes externas del cerebro se pueden medir. Eso hace que el auditorio sea aún más difícil de escuchar. La señal que nos llega es débil y con mucho ruido.

 

¡No se sabe exactamente lo que estamos oyendo, pero podemos distinguir una balada de una rock and roll!

A pesar de estas dificultades, cuando los científicos escuchan varias zonas en el cerebro, un cuadro neurológico de la hipnosis comienza a tomar cuerpo. Durante la meditación, el “ritmo del auditorio” en el que participan muchas partes del cerebro es más lento que en la vida cotidiana; durante la hipnosis, ese ritmo se vuelve aún más lento.

La única manera de obtener los ritmos del cerebro más lentos que los de la hipnosis sería dormir o caer en coma.

En el cerebro humano, las ondas alfa (ondas eléctricas que pulsan de 7.5 a 12.5 hertzios o 7.5 a 12.5 veces por segundo) prevalecen cuando estamos relajados o cerrando los ojos.

Las ondas theta (de 4 a 7 Hz) comúnmente surgen cuando estamos somnolientos o perdidos en el pensamiento y las ondas delta (de 0.5 a 4 Hz) ocurren cuando estamos dormidos o en coma.

¡El trabajo de Jensen sugiere que las ondas theta y alfa pueden ser claves para aliviar el dolor!

Cuando se trata de nuestras actividades diarias, el cerebro generalmente usa ondas beta (12.5 a 30 Hz) y gamma mucho más rápidas (hasta 100 Hz). Esto es especialmente cierto cuando estamos en un estado doloroso, que por lo general va de la mano de la ansiedad y el estrés. Por lo tanto, si la hipnosis puede desencadenar ondas cerebrales más lentas, esas ondas pueden reemplazar los patrones más rápidos y así reemplazar la percepción del dolor.

La potencialidad para ayudar a millones de personas en el dolor crónico pueden ser enormes gracias a la hipnosis cientifica.

Esta idea llevó a Jensen y a sus colaboradores a un estudio realmente fascinante. Se escudriñaron los cerebros de 20 pacientes antes y después de que experimentaran cierto alivio del dolor a través de la hipnosis y la meditación.

Lo que encontraron fue que la gente que naturalmente tenía altos niveles de ondas tipo theta (en otras palabras, gente con actividad relajada naturalmente, más lenta) experimentó un gran alivio del dolor mediante la hipnosis. Mientras que las personas con mentes ocupadas e hiperactivas se beneficiaron más de la meditación, lo que frenó sus zumbantes cerebros hasta un grado menor de actividad.

Según Jensen, la meditación se ocupa de un problema que tenemos, mientras que la hipnosis potencia una habilidad que tenemos.

Es como si la meditación compensara una debilidad mientras que la hipnosis capitalizara una fortaleza nuestra. Imaginemos el manejo del dolor como una habilidad, como correr o nadar. Según Jensen, la hipnosis sería como tomar un velocista ya fuerte y llevarlo a un gimnasio, empujándolo así a un nuevo nivel.

Tratamientos neuromoduladores con hipnosis para el dolor

El dolor crónico es común y los tratamientos disponibles, a veces, no proporcionan un alivio adecuado para la mayoría de los pacientes. Las intervenciones neuromoduladoras que modifican los procesos cerebrales subyacentes a la experiencia del dolor tienen el potencial de proporcionar alivio sustancial a algunos de estos pacientes.

Los hallazgos apoyan la alta eficacia y el perfil de efectos secundarios positivos de la hipnosis y la evidencia limitada de la eficacia potencial del entrenamiento de meditación, procedimientos de estimulación eléctrica no invasiva y procedimientos de neurofeedback.

La investigación de mecanismos indica que esta terapia, influye en múltiples procesos neurofisiológicos involucrados en la experiencia del dolor. La evidencia también indica que la meditación consciente tiene efectos inmediatos y a largo plazo sobre las estructuras corticales y la actividad involucrada en la atención, la respuesta emocional y el dolor.

Se sabe menos sobre los mecanismos de otros tratamientos neuromoduladores. Sobre la base de los datos disponibles, la formación en el uso de la autohipnosis podría considerarse un enfoque viable de primera línea para el tratamiento del dolor crónico.

¡El apoyo empírico a la hipnosis sobre la gestión del dolor crónico ha florecido en las últimas dos décadas!

Los ensayos clínicos muestran que la hipnosis es eficaz para reducir el dolor crónico, aunque los resultados varían entre los individuos. Los resultados de estos ensayos clínicos también muestran que los tratamientos hipnóticos tienen una serie de efectos positivos más allá del control del dolor.

Los estudios neurofisiológicos revelan que la analgesia hipnótica tiene efectos claros en el funcionamiento del cerebro y de la médula espinal que difieren en función de las sugerencias hipnóticas específicas hechas, proporcionando evidencia adicional de los efectos específicos de la hipnosis.

Los resultados de la investigación tienen importantes implicaciones para la forma en que los médicos pueden ayudar a sus pacientes a experimentar los máximos beneficios de la hipnosis y los tratamientos que incluyen componentes hipnóticos.

Si quieres saber más, no dudes en contactar con nosotros y nuestra psicóloga especializada en hipnosis cientifica te informará sin compromiso.

hipnosis psicologica

 

 Bibliografía

  1. Erik Vance (2017, feb, 07) How scientists are trying to unlock the mysteries of hypnosis. Recuperado de http://ideas.ted.com/how-scientists-are-trying-to-unlock-the-mysteries-of-hypnosis/
  2. Jensen, Mark P.; Patterson, David R. Hypnotic approaches for chronic pain management clinical implications of recent research findings. / In: American Psychologist, Vol. 69, No. 2, 2014, p. 167-177.
  3. Miró, J.; Castarlenas, E.; de la Vega, R.; Roy, R.; Solé, E.; Tomé-Pires, C.; Jensen, M.P. Psychological Neuromodulatory Treatments for Young People with Chronic Pain. Children 2016, 3, 41.
  4. Jensen, Mark & Day, Melissa & Miró, Jordi. (2014). Neuromodulatory treatments for chronic pain: Efficacy and mechanisms. Nature reviews. Neurology. 10. . 10.1038/nrneurol.2014.12.