Es una pregunta que nos hacéis muchos de vosotros y aunque es cierto que cada persona y cada cuerpo es un mundo, os vamos a dar algunos trucos para conseguirlo. Uno de los objetivos principales que tienen muchos fumadores es dejar de fumar y no engordar. Ciertamente, este hábito resulta muy perjudicial para la salud, pero dejarlo también resulta bastante duro. Por ello, ante la ansiedad que crean las ganas de fumar, hay muchas personas que tienden a comer para eliminarla. Por este motivo, vamos a dar una serie de pautas que ayuden a no engordar cuando se está dejando de fumar.Cómo dejar de fumar sin engordar, Hipnosis asistida

Consejos para no engordar al dejar de fumar

Aunque pueda parecer mentira, la nicotina crea un periodo de abstinencia más duro que el de muchas otras drogas menos normalizadas. Esto es lo que hace que quienes tratan de dejar de fumar se peguen atracones o comiencen a comerse las uñas. Básicamente, la persona con el síndrome de abstinencia trata de sustituir el cigarrillo por otra cosa. Pero si se siguen estos consejos no habrá ningún problema, ya que ayudarán a sosegar la ansiedad. Aumentar el ejercicio diario Si se hace ejercicio asiduamente, lo ideal es practicar un poco más. Y si no se hace, es un momento perfecto para comenzar. El ejercicio es una vía muy efectiva para reducir la ansiedadque provoca el síndrome de abstinencia. Además, genera endorfinas que ayudarán a que nos sintamos mejor y afrontemos más fácilmente el no fumar. Comer pan y arroz con fibra Para sustituir la nicotina, el cuerpo nos pedirá azúcar. Pero estos alimentos engordan muchísimo y son bastante perjudiciales para la salud. Por ello, lo ideal es que consumamos más hidratos de carbono con fibra para no perjudicar el tránsito. Tanto la pasta como el arroz y el pan tienen un alto grado de hidratos de carbono que son más fáciles de quemar con el ejercicio que los azúcares. Mucha fruta Así es, la fruta tiene azúcares saludables y ayudará a aportarle al cerebro ese azúcar que te pide. Lo ideal es comer fruta con pulpa y no hacerla en zumo. Así pues, cuando nos entre hambre, podremos calmarla con una pieza de fruta. Sin lugar a dudas esta es una solución efectiva y sana que no nos hará engordar. Cómo no engordar al dejar de fumar, Hipnosis asistida Beber mucho líquido La hidratación es fundamental para ayudar a que el cuerpo se deshaga de las toxinas del tabaco e hidrate las mucosas. Además, beber agua o infusiones puede ayudarnos a sentirnos saciados y evitar así los atracones por el hambre que provoca el dejar de fumar. Beber menos café y té La razón de esto es que estas bebidas producen cortisol que es la hormona que se encarga de producir el estrés. Por ello, lo mejor es reducir la dosis evitando así que la ansiedad por dejar de fumar se vea acentuada. Fuerza de voluntad y ánimo Por último, para dejar de fumar y no engordar siempre debemos mantener nuestra fuerza de voluntad y el ánimo para lograrlo. ¡Habla con nosotros si necesitas más información!