La hipnosis para superar la pérdida de una persona cercana es una herramienta que puede resultarnos muy útil. Este recurso terapéutico, también llamado hipnoterapia, tiene un amplio campo de aplicaciones como la modificación de conductas inapropiadas (adicciones, ludopatía, etc.) y trastornos que cursan con dolor crónico.

La partida de un ser querido

El duelo por el fallecimiento de un amigo o familiar puede ser difícil de superar. En estos tiempos, con la llegada de la COVID-19, las circunstancias se agravan por no existir en muchos casos la posibilidad de una despedida y un funeral digno.

¿Qué es la hipnosis?

Se trata de un procedimiento dirigido por un terapeuta especializado en ese campo. Mediante imágenes y repetición de frases o palabras, esta persona induce en el paciente un estado de consciencia especial. Cuando estamos bajo la influencia de la sugestión hipnótica, podemos sentirnos especialmente relajados y muy concentrados.

Una de las ventajas de este método es que la persona hipnotizada está más predispuesta a aceptar sugerencias que alcanzan el inconsciente, por lo que puede cambiar su percepción de la realidad y, de este modo, modificar sus actitudes. Sin embargo, esto sucede sin que perdamos el control de la mente o del comportamiento. El paciente sigue conectado con el entorno y el recuerdo de la sesión se conserva.

Preparación para la terapia

Hemos de tener en cuenta que, al recurrir a la hipnosis ante la pérdida de un ser querido, no necesitamos una preparación previa específica, sin embargo, y pese a lo duro de la situación tenemos que estar predispuestos para recibir una sesión de hipnosis, siendo cocientes que de esta manera podremos afrentar el duelo desde una perspectiva más real.

Efectos de la hipnoterapia en el duelo

Este tratamiento está considerado como un recurso alternativo muy seguro. No obstante, es importante asegurarnos de que el terapeuta está capacitado y pertenece a organizaciones profesionales de prestigio reconocido.

Al inicio de la sesión, el terapeuta explicará el procedimiento y se establecerán los objetivos. Posteriormente, hablará con el paciente para ayudarlo a evocar imágenes que conduzcan a la relajación y a la receptividad.

El siguiente paso se basa en sugerir mecanismos que nos lleven a lograr los objetivos, como modificar la percepción de determinadas situaciones, hábitos y conductas. También se utilizarán recursos para atenuar el dolor psicológico.

Por otro lado, también puede ayudarnos a controlar la ansiedad. Las circunstancias en las que fallece un ser querido pueden a veces ser complejas y esto genera estrés. Si la situación se hace crónica, puede llevarnos a sufrir diversas alteraciones de la salud, como, por ejemplo, insomnio o inapetencia.

La hipnosis para superar la pérdida de una persona cercana y el consiguiente duelo puede resultarnos de gran ayuda. Es una manera más de adaptarnos a las consecuencias de la pandemia actual.

Hipnosis duelo